Noticia

Las cualidades de un buen Jobhunter

Para realizar una búsqueda efectiva de trabajo se necesitan las mismas habilidades que en la venta de productos y servicios. Cada proceso de selección es un nuevo cliente o mercado, donde el candidato debe investigar, postular y luego saber “venderse” como la persona más idónea para el puesto. El primer objetivo es incorporarse al proceso de selección. Luego, demostrar que tiene las competencias, habilidades y experiencia necesarias para un adecuado ajuste al perfil del cargo requerido, a la cultura de la empresa y al estilo de liderazgo de la jefatura.

Estas son las 4 características que hemos seleccionado como esenciales para enfrentar con éxito esta etapa:

  1. Paciencia. Los procesos de selección pueden durar varios meses y se estructuran en distintas etapas. Entre una entrevista y otra pueden pasar varias semanas, por lo que no hay que perder las esperanzas. Tampoco ceder ante la ansiedad y empezar a presionar exigiendo resultados. Existen múltiples variables que pueden incidir en la demora de un proceso, desde económicas hasta estratégicas. Paciencia es la clave.
  2. Perseverancia. En un proceso de selección postulan cientos de personas a un mismo cargo. La relación es: 100 postulantes – 20 preseleccionados – 3 finalistas – 1 contratado. Las posibilidades de no seguir avanzando en un proceso son muy altas y por ello se debe hacer de la postulación una tarea constante, sin desanimarse cuando no se es seleccionado.
  3. Mejora Continua. La selección de personas es una metodología y como toda herramienta, existirá un mejor resultado en la medida que haya mayor práctica y perfeccionamiento. Esto implica visualizar cada instancia como una oportunidad de aprendizaje, manteniendo una actitud positiva y desarrollando la capacidad de autocrítica.
  4. Competitividad. El objetivo de quien inicia una búsqueda activa de empleo es lograr posicionarse como el mejor candidato. Para “venderse bien”, deberá conocer a cabalidad el producto. Esto implica manejar los propios logros, saber destacar con entusiasmo y argumentos sus características diferenciadoras y utilizar estratégicamente el capital relacional, intelectual y profesional.