Noticia

8 razones por las que un candidato puede no avanzar en un proceso de selección

“Postulo y no me llaman” es la preocupación de muchos candidatos que nos preguntan cómo mejorar en los procesos de selección. Seleccionamos las 8 razones más frecuentes por las que un candidato puede quedar fuera de un proceso y les recomendamos cómo evitar esos errores.

1. Inadecuación Curricular
Cada búsqueda se realiza sobre la base de un “Perfil de Cargo”, que reúne los conocimientos y habilidades especializadas que requiere un cargo. Por lo tanto, el primer nivel de selección es siempre un filtro curricular, donde se chequean aspectos específicos y técnicos globales, tales como estudios, nivel de formación, años y áreas de experiencia, manejo de idiomas y de softwares, etc. Es muy importante leer bien los requisitos y discriminar lo “indispensable” de los “deseable”. Si no cuenta con lo “indispensable”, será descartado del proceso. En cambio, si no cuenta con aspectos que son “deseables”, continuará en el proceso, pero en desventaja con relación a otros candidatos que sí lo tengan.
Es muy frecuente ver candidatos que postulan indiscriminadamente a todo, sin revisar antes si esa posición coincide o no con su perfil. Se recomienda adecuar el CV al cargo al que se postula, destacando la experiencia relevante, de acuerdo a la descripción de la posición ofrecida.

2. Currículum inexacto
Luego de haber seleccionado un CV que calza con el perfil requerido, se verifica y profundiza en cada uno de los requisitos, contrastando lo que dice el CV con la realidad, a través de una entrevista telefónica o presencial. Un ejemplo de incongruencia muy frecuente se produce en el manejo de idiomas, donde dicen ser bilingües, cuando en realidad manejan inglés nivel básico. Se recomienda que todo lo que se indique en el CV sea exacto y ojalá, comprobable.

3. Habilidades comunicacionales
Hay cargos que requieren “habilidades blandas” y otros donde no es lo más importante. Pero en ambos casos, la forma de relatar las experiencias laborales, impactará positiva o negativamente en la impresión final del entrevistador. Los nervios juegan aquí un rol relevante y el entrevistador lo sabe. Es importante estar preparado para contestar a preguntas como: Cuéntame una situación donde hayas tenido que resolver algún problema; Qué aspecto crees debieras mejorar; Cuál crees es tu mayor fortaleza profesional; Porqué te gustaría trabajar en esta empresa; Conoces la industria; Porqué te fuiste de la empresa donde trabajabas; etc. Una conversación fluida, bien argumentada siempre será positiva.

4. Relación con el anterior empleador
Si tuviste una mala experiencia, lo mejor es explicarla bien, en términos positivos, sin expresarse mal del anterior empleador.

5. Conducta durante la entrevista
Aunque siempre lo fundamental será lograr resaltar las habilidades y competencias que permitirán destacar en el cargo y ayudarán al crecimiento de la compañía, existen varios aspectos a considerar, que hablan de la adecuación del candidato y de su nivel de habilidades relacionales:

  • Puntualidad: ni media hora antes, ni después del horario de citación. De 10 a 15 minutos antes es lo aceptable y es considerado un signo de responsabilidad. Para ello es importante tener los datos de contacto del entrevistador, para dar aviso en caso de algún retraso inesperado.
  • Vestimenta: un aspecto cuidado es importante.
  • No asistir acompañado: traer a la esposa o esposo, novia(o), hijos o a la mascota no es lo recomendado en una entrevista laboral. Si es indispensable, indicar las razones por las que no se pudo evitar esta situación, pero no considerarlo como algo usual.
  • Disposición: negarse a contestar una pregunta o a realizar algún test psicolaboral disminuye las posibilidades del candidato de seguir adelante, ya que en cada proceso se debe respetar la igualdad de condiciones para todos los candidatos.

6. Ansiedad
Algunos candidatos, luego de ser entrevistados, comienzan a llamar diariamente para preguntar los avances del proceso. La ansiedad por respuestas puede incluso hacerlos comunicarse directamente con el la empresa contratante, lo que puede generar dificultades adicionales por ejemplo, si el proceso es confidencial. Se recomienda tener paciencia y seguir los pasos indicados por las consultoras.

7. Referencias

Durante un proceso es normal que se contacten a jefaturas o colegas de trabajos anteriores, para conocer el desempeño laboral del candidato. Por eso es importante consultar antes de incluir a alguien para las referencias. Una mala referencia puede dejar fuera a un candidato del proceso.

8. Publicaciones en Redes Sociales
Según una encuesta realizada por Microsoft a profesionales de recursos humanos, el 70% de los reclutadores rechazaron a algún prospecto por lo que encontraron en línea. Partiendo por LinkedIn y siguiendo por Facebook y Twitter. Por ello es aconsejable realizar una revisión de la presencia en redes sociales, sobre todo si se está en búsqueda activa de trabajo.